Los valores educativos

AJEDREZ SOCIAL

Una nueva etapa     Los valores educativos     Entre lo inmediato y la perspectiva

MENU

Página principal

Noticias

Convocatorias

Poesías

Frases

Biografías

Torneo Carlos Torre

Ajedrez en Yucatán

Enlaces 

LOS VALORES EDUCATIVOS

           Para lograrse la difusión de los valores educativos del ajedrez quizá haya que empezar por develar el mayor número de ellos , ahondando en la riqueza intelectual y cultural de esta noble disciplina. El criterio del realismo, para dichos valores , habrá de establecerse sobre la base del mejoramiento de la personalidad individual, garantía central para el progreso social, partiendo de concepciones humanísticas establecidas.

          Cantemos loas al carácter creativo emprendedor y participativo. Definamos claridad al
individuo triunfador como aquel que puede demostrar su contribución a la calidad humana.

          El sentido de existencia de la sociedad puede ser resumido en su función de fijar metas colectivas e instrumentar las acciones para lograrlas, o sea definir objetivos y también programas de actividades concretas para convertirlos en realidades.

          El impuesto social constituye la fuente de sustento económico de los programas que dan sentido de existencia a la sociedad.

          Los programas sociales tienden a ofrecer las garantías, necesarias para que los individuos se motiven y se conduzcan de acuerdo con los valores preestablecidos como positivos.

          Los valores positivos de origen social se integran en las llamadas buenas conductas colectivas, pero éstas tienen como requisito previo que el individuo pueda dar cumplimiento a ciertos compromisos para consigo mismo.

          Los compromisos individuales ineludibles para una salud mental, capaz de armonizar con los valores colectivos, pueden resumirse en la necesidad de constatar nuestro potencial, en capacidades creativas logrando así la imprescindible
autoestima para una conducta que trascenderá nuestras necesidades individuales; lo cual no significa ignorarlas sino ir más allá de ellas.

          La sensación de certeza, referente  a nuestra capacidad creativa, abre el camino hacia la espiritualidad natural, exenta de traumas, de fanatismo, de evasivas de la realidad . También abre paso a una actitud optimista en cuanto a la pasibilidad de adquirir el reconocimiento, lo que nos hace más participativos en pos de una constante superación científica y técnica.

          Los programas sociales pueden tener un carácter terapéutico o profiláctico: si prevalecen las acciones concretas de corrección a desviaciones de la conducta individual y colectiva, el programa es de objetivos terapéuticos; pero si está dirigido a influir positivamente en aspectos primarios, de la formación y el perfeccionamiento de la personalidad individual pretendiendo con las acciones del programa ofertar garantías a dicho proceso individual, entonces, sin lugar a dudas, dicho programa social es profiláctico.

Fuente: Ajedrez total
Director: Jorge Balam D.

ORGANO OFICIAL DEL PROGRAMA YUCATECO

AJEDREZ SOCIAL