La tensión en los niños

DE CADA PADRE UN ENTRENADOR

  La herencia a los hijos          La tensión en los niños          El desarrollo integral

MENU

Página principal

Noticias

Convocatorias

Poesías

Frases

Biografías

Torneo Carlos Torre

Ajedrez en Yucatán

Enlaces 

Evite la tensión con los niños

          Estimado papá ¿Has observado la gran capacidad de aprendizaje que los niños tienen entre los 3 y 7 años? Sí, pues debes saber que en esos años su actividad cerebral está asociada a la no tensión, a la plenitud creativa de la eficiencia relajada. Para entonces el niño se está preparando para aprender a orientarse en la solución de problemas complejos, tránsito en el que un mar de buenas intenciones lo conminan a esforzarse y comprometerse con éxito. Aparecen así las tensiones, que a nivel cerebral implican una modificación tóxica de la actividad eléctrica, lo cual resulta fácilmente medible y, por tanto, comprobable. Mucho cuidado con esa acciones de adulto que, aunque bien intencionadas, tienden a tronchar esa niñez que es música del entorno humano, pero que también es cimiento imprescindible del futuro hombre seguro y triunfante. Evítese así atentar contra la futura calidad de los seres humanos y que el desconocimiento no sea justificación para que siempre deba recordarse que la paternidad contrae el compromiso de la capacitación constante y en ello informarse y estudiar son acciones básicas.

          Papá Entrenador, corrige lo que no está bien para tu hijo. Debes estimularlo a disfrutar la fuerza de su pensamiento sintiéndolo ágil y libre para visitar la variedad del mundo:
Cuando una mariposa danza entre las flores no las recorre por orden de tamaño o valor; simplemente las visita y se conocen.

          Un niño cuando juega ajedrez no se debe comprometer demasiado con la exactitud por que de lo contrario su pensamiento se enferma y se vuelve lento. Es necesario que, haciendo gimnasia con su imaginación, vea las piezas danzar por el tablero eliminándose mutuamente y que sienta la motivación de descubrirse a sí mismo con su floreciente lenguaje interno, las acciones que imagina. Necesitamos primero que piense con variedad, con rapidez de imágenes mentales y luego, sólo entonces, nunca antes, que piense bien, que sea exacto en sus jugadas. Ese es el orden adecuado, y usted papá Entrenador deberá aprender que con el ajedrez se puede liberar al niño de ese compromiso con la exactitud que un papá cariñoso y ansioso y un maestro experimentado e insistente le cuelgan como condiciones para ser halagado y reconocido.

Fuente: Ajedrez total
Director: Jorge Balam D.

ORGANO OFICIAL DEL PROGRAMA YUCATECO

AJEDREZ SOCIAL